Saltar al contenido

Una breve historia de las Islas Canarias.

16 septiembre, 2019
breve historia de las Islas Canarias

Lanzarote es diferente de las otras Islas Canarias, y diferente de cualquier otro lugar del planeta. Lanzarote tiene una apariencia inusualmente llamativa. A menudo descrito como lunar o marciano, el paisaje árido es el resultado de los orígenes volcánicos de la isla. Debido al clima seco y la poca erosión, el impresionante terreno se parece mucho a lo que sucedió justo después de las últimas grandes erupciones en los siglos XVIII y XVIII.

Lanzarote, se encuentra a 110 kms de la costa de África, por lo que es la más oriental de las Islas Canarias. Aproximadamente 20 kms de ancho y 60 kms de largo ; Es la cuarta en tamaño y cubre alrededor 807 kilómetros cuadrados. El clima es soleado con una temperatura promedio de 25º. El clima, las playas de arena, los paisajes espectaculares, la amabilidad de sus gentes , el buen vino y la gastronomía canaria hacen de esta isla un destino perfecto durante todo el año.

El primer visitante europeo fue Lanceloto Malocello, un marinero genovés, que desembarcó a principios del siglo XIV. La verdadera conquista europea comenzó en 1402 y fue dirigida por Jean de Bethencourt al servicio de Enrique III, rey de Castilla. A fines del siglo XV, los españoles habían conquistado ya las siete islas, pero no sin la resistencia de los portugueses que también lucharon por la propiedad de estas islas.

Las islas Canarias se convirtieron en el último punto de parada para las exploraciones de Cristóbal Colón antes de aventurarse en lo desconocido. Durante los siguientes siglos, las islas se convirtieron en un puente entre el Viejo y el Nuevo Mundo. En los siglos 17-19, Canarias experimentó altibajos económicos debido a su dependencia de varios cultivos. El azúcar se convirtió en el primer cultivo básico, pero las ganancias disminuyeron con la llegada de azúcar de las Indias Occidentales. La uva se convirtió en el cultivo principal, produciendo un vino blanco llamado Malvasia.

A mediados del siglo XIX, Canarias recibió el estatus de puerto libre, lo que redujo los aranceles y las barreras comerciales, Las Palmas y Tenerife se convirtieron en dos de los puertos más activos del mundo. El gobierno local, interesado en desarrollar el turismo, comenzó a mejorar la infraestructura básica de las instalaciones de la isla, incluyendo el aeropuerto. Con la introducción del cultivo del plátano, y el creciente crecimiento del turismo, Canarias continúa teniendo una base económica estable.